Sentado bajo el roble…

Hacía tiempo que no nacía un escrito. Sentado bajo el roble, donde van tejiéndose ideas…

Toda la vida he hecho y desde pequeño que he ido practicando dejarme llevar por las palabras que una a una van saliendo después de una idea o pensamiento.
Fantasía que nace de mi cabeza que aporta una mirada simbólica a lo que vivo por dentro y pone palabras.

Abrazo y seguimos!!

Oriol

 

Sentado bajo el roble,
de un prado inmenso,
de hierba y olas que el viento dibuja…

Montañas en el fondo,
de una sierra muy alta,
imponente la mirada,
imponente escalarla.

Tierra, naturaleza, vida.

El miedo y el deseo habían cavado el agujero más hondo.
La resistencia a vivir había amedrentado el alma.

Débil, inconsciente, caminaba de puntillas.

Montañas de recuerdos,
filtros de una vida real e inconsciente a la vez.

La montaña está dentro, no hay que escalarla,
la hierba es la brisa y la brisa la hierba.

Libre del blanco y el negro,

Libre del bueno y el malo.

Libre del miedo y el deseo.

Libre de vivir identificado en una vida inconsciente.

—–

El mejor timbre, el sufrir,
por poco y por demasiado.

La vida llama a la puerta,
y no la sientes porque no estás todavía.

Abrir los ojos de la conciencia,
dejar de huir o perseguir nada.

Vivir un presente
donde ya caminas consciente,
de los pasos que haces,
y de los frutos que nacen.

Sembrando comportamientos,
donde el resultado no termine en un sufrir.
Comportamientos que recibimos porque también damos.

El cincuenta por ciento es armonía,
y la armonía es el Amor.

Y el Amor comienza dentro,
cuando nos permitimos ser libres,
de ser lo que exactamente somos,
espontáneos, auténticos, inocentes…

Conscientes de lo que de niños aprendimos,
a través de este adulto que ya vuela libre.

Hombres, mujeres,
el masculino, el femenino,
bueno, malo,
vivir, sobrevivir,
consciente, inconsciente,
La Vida, la vida.

Así es de simple,
por una mente inocente,
que describe y se deja bailar por la Vida.

Ahora que está presente,
ahora y aquí,
lo que la Vida muestre,
y yo dance.

Sentado bajo el roble,
las olas de viento y de hierba,
ahora danzan junto con las hojas del árbol,
las nubes,
la mariposa que hasta ahora caminaba…

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email