La dualidad que hay dentro de nosotros y nosotras, la leña del fuego del sufrimiento, del miedo y el deseo. Cielo e infierno.

 

Aquí te dejo la reflexión sobre la dualidad que iba a hacer por el canal de youtube, donde cuelgo todo el material de vídeos, podcasts… He empezado a escribir y a escribir, estos días salen las palabras… para largo que ha salido, lo dejaré aquí en el blog por si te sirve.

Como si te conociera de siempre aquí te dejo una parte de lo que hago y me dedico.
Lo que soy es lo que verás, con más o menos habilidad dependiendo de los ojos me miren, incluidos los míos, claro.

Lo que soy es este Oriol que ha dedicado mucho tiempo libre y no tan libre a mirarse, como cualquier deporte. A mirarse desde dentro y todo lo que generaba alrededor…

Te comparto estos contenidos porque veo, como a mí me ha pasado, que con la práctica aprendes a gestionar de otra manera el día día. El resultado se traduce con más calma dentro y poder encarar una vida con más seguridad y estima hacia un mismo/a.

Cada uno es un diamante en bruto hasta que no vapuliéndose. Si no difícilmente podrá reflejar la luz que lo traspasa.
Y no hay ningún diamante igual, cada uno refleja un rayo de luz particular, único y igual de importante que los otros, nada menos! Si no, no estaríamos hablando desde el Amor

De hecho, mi práctica diaria me ha mostrado, experimentando esto, lo que dicen algunos sabios, que a pesar de vivirlo particularmente, en el fondo, todos sufrimos de dos maneras:

Por el miedo a algo. Nos ata a un pasado y una experiencia mal vivida e integrada inconscientemente.
Por el deseo. El otro grupo de personas que huyen adelante, esperando un futuro mejor y/o particular que nunca llega.

Mi camino ha sido abrirme tanto como he sabido y cada día practico. Abrir a mí, abrirme al abrazo a mi propio corazón que se juzgaba aún.

Cuántas capas de dolor y sufrimiento he vivido de una manera muy clara y en toda mi piel.
Dentro de mí hay la parte más oscura y la parte más luminosa, la dualidad. Todo dentro de mi cabezota, mente, inconsciente. Aunque tras batallar huyendo de algo o persiguiendo a otro, finalmente me he dado cuenta de que en medio, estoy yo, ya despojado de lo viejo que siempre será lomejor para ir puliendo mi alma.

He visto y vivido en primera persona y también lo he visto, en las personas que acompaño y sufren, mucho o poco. Cuando estamos en un problema gordo, cuando vemos que no lo conseguimos, la desesperación acaba entrando por cada célula y te sientes perdido en el peor de los pozos o cuevas oscuras, frías y húmedas.

Este es mi infierno y el de todos, cada uno lo vive a su manera. El creado por una mente que de forma simbólica da toda la información, que por desconocimiento, hace que nos locreemos como real y sufrimos de mala manera.

Para hacerlo sencillo, es como si estuviéramos en una habitación llena de un humo muy espeso que queremos apartar como sea, nos ahogamos! Pero no vamos a buscar el fuego que lo crea, creemos que abriendo las ventanas o el ventilador lo solucionaremos. Sólo hemos sabido apartar el humo nada más. Y el fuego?

Así de simple, nos identificamos y perdemos dentro del sufrimiento, pero no nos damos cuenta de que es un dolor mal gestionado en el fondo.
Así nos pasa a todos cuando sufrimos, nos perdemos sufriendo el dolor, a su manera, a través de los pensamientos, las emociones o el cuerpo.
En el fondo es lo que cada uno le toca vivir, y lo vivimos así porque lo hemos aprendido así, nada más .

Aquello que más miedo nos da, y también lo más perverso en todos los sentidos, lo podemos representar simbólicamente como infierno. Donde no se vive demasiado bien sin duda. Todos tenemos esta parte dentro! La sombra!! Quien la rechace o huya o desee demasiado, estará perdido en una mente que separa lo malo de lo bueno.

Por otro lado hay este cielo deseado, esas ganas de obtener algo del futuro. Un futuro diferente, un futuro mejor. Este es el cielo deseado y orado de las mejores maneras y miradas, o odiado y perseguido. También dentro de unacabezota, también igual de perdidos si creemos que somos mejores que los demás.

Cielo e infierno son dos palabras que nos llevan a un significado que desde siempre hemos estado enganxados, la dualidad de nuestra mente, la dualidad de los opuestos, el bueno y el malo, el blanco y el negro, el hombre y la mujer.

En medio, del pasado y el futuro hay este ahora.
En medio de estos miedos y deseos, existe la paz, el gozo y la libertad.
En medio de la luna y el sol estamos cada uno de nosotros, encarnando un cuerpo, un hombre y una mujer, la mayoría inconsciente de su verdadero potencial como Ser Humano ya Consciente y presente viviendo la Vida.

En medio del Humano y el Ser está el Amor.



Lo que me daba más miedo, mi infierno particular, ha sido la puerta al verdadero Cielo aquí en la tierra, después de darme cuenta del espejismo que también era mi fantasía.
Este cielo, es este único presente que puedo vivir, más allá de estas emociones que bañan mis ojos y estos pensamientos que me apartan de vivir simplemente el Ahora sin necesidad de añadir ni quitar nada.

Más allá de la dualidad, hay este amor que está en cada uno de nosotros desde el nacer y que los niños nos enseñan cada día, pero ellos todavía no lo pueden saber, están en pleno aprendizaje, e inconsciente. Es este dejarse llevar por la vida y atender las cosas y los otros de la mejor manera que nos gustaría ser tratados y recibidos, no hay equivocación, el mundo se transforma!

Este Amor aflora desde dentro cuando hemos sabido domar la mente y las emociones que las acompañan, como dicen muchos sabios. Cuando dejamos que la vida nos viva como hacen los niños, pero ahora estando conscientes y presentes viviéndolo.

Caminos para llegar al mismo lugar, ti.

Un abrazo y que pases un buen momento contigo.

Seguimos, ¿verdad?

Oriol

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email